Our Gallery

Contact Info

Cine inmersivo para sentir lo mismo que Tom Cruise cuando pilota su F/A-18 en ‚Top Gun‘

Cuando en octubre de 1927 la Warner estreno El cantor de jazz, la primera película sonora, fueron muchos los que pensaron que eso era flor de un día y que pronto la aguas volverían a su cauce, es decir, al cine mudo. Pero el sonoro había llegado para quedarse. Lo del color es otra historia, porque ya nació con el cine, pero tardó en imponerse y no se generalizó hasta los años 50. El séptimo arte siempre se está reinventando, incorporando novedades de la mano de la tecnología para atraer más público.

Y ahora con la generalización de las plataformas y tras la crisis del coronavirus que ha dejado a muchos espectadores pegados a sus sofás, la gran pantalla necesita más que nunca que los amantes del cine vuelvan a las salas. El estreno de Top Gun: Maverick le ha venido de perlas a los cines Filmax Gran Via para exhibir su sistema 4DX, porque en la película Tom Cruise pilota su avión F/A-18 y con esa tecnología, los espectadores viven las mismas experiencias que el actor.

Cruise es Pete Maverick Mitchel el mejor aviador del mundo se mire como se mire, trabaja para el ejército estadounidense, pero no ha pasado de capitán por su carácter indisciplinado. Pete no gusta a sus jefes, pero eso no impide que lo fichen para entrenar a unos pilotos jóvenes con una misión casi imposible: destruir una planta de uranio en algún lugar no identificado a bordo de sus aviones y en solo unos minutos de vuelo.

El argumento es ideal para el 4DX porque Cruise y sus alumnos hacen piruetas en su aviones desde la primera escena. Las butacas de dos de las salas de los Filmax Gran Via están sincronizadas con los movimientos de los pilotos y suben, bajan, se inclinan a una lado y al otro para que los espectadores sientan lo mismo que Cruise. Luego Maverick da un paseíto en barco y otra vez las butacas se mueven al son de la embarcación, aunque es esta ocasión se añaden los efectos de agua y viento y al público le llegan las olas al tiempo que ondean las melenas (de quien las tenga).

Top Gun: Maverick es entretenidísima, pero estos efectos la hacen aún más divertida. El 4DX permite también sentir otras sensaciones como los olores, el frío o el calor. Ayer Filmax Gran Via ofreció un pasé especial al que invitó a un equipo de aviadores del Ejército del Aire capitaneados por el coronel José Antonio García Lafuente quienes aseguraron que sintieron en la sala algo muy parecido a lo que experimentan cuando cada mañana se suben a sus aviones.

Es pronto para saber si el 4DX, que cuenta en total con 21 efectos diferentes, ha llegado o no para quedarse. Está claro que tiene poca utilidad para una película romántica o para un drama y que no todas las de acción son susceptibles de someterse a esta tecnología, pues inundar una sala durante la proyección de Titanic sería ir demasiado lejos, pero la experiencia es interesante y diferente e idónea para sentirse como Tom Cruise durante las algo más de dos horas que dura la película.

Leave a Comment

Ihre E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert